Opinión

Como si esto debiera de festejarse

Una minoría ha llegado a la estupidez, a la decadencia moral y espiritual, se han dejado manipular aceptando estilos de vidas y modas contrarios a la naturaleza misma del hombre. A esta minoría, la han adoctrinado en el odio, la venganza, la confrontación, la arrogancia, el ateísmo y hasta la creencia de ser superiores al resto de la sociedad. Esta minoría que pide respeto y trato especial, nunca ha respetado nada que exprese puntos de vistas contrarios a ellos. Exigen a los congresos de los Estados se les reconozca en Matrimonio su unión, una unión que no garantiza individuos para el Estado, ni cumple los requisitos de ser llamado Matrimonio. Hay una gran contradicción en ellos, pues mientras atacan al Matrimonio heterosexual, por ser una imposición del patriarcado como sus contrapartes feministas lo dicen, ellos buscan ser reconocidos en Matrimonio. Realmente lo ocupan?.

Provocan marchas, grafitis, insultos, violencia y divisiones, en nombre de su libertad de género, donde su libertad y derecho, este por encima del resto de la población. No son capaces de presenciar de forma pacífica marchas que se manifiesten en contra, solo ellos quieren ser escuchados y que nadie los contradiga, pues buscan el castigo con cárcel a todo aquel que no acepte sus peticiones e imposiciones.

Lo más triste es ver su festejo altanero y retador, cómo si éste logro normalizara su conducta y fuera a resolver por arte de magia sus frustraciones e inseguridades. Ahora que han logrado ser reconocidos en algunos estados, que sigue?. Muchos creen que esto sea la antesala a la pedofilia.

Mientras tanto la conciencia colectiva de una gran Mayoría, no acepta la manipulación mediática que busca favorecer o enaltecer a un sector que se dice oprimido, que en realidad siempre han gozado de libertades y garantías como cualquier ser humano. Por el simple hecho de ser hombre o mujer, ya gozan de las garantías que la constitución de los Estados Unidos Mexicanos nos otorga en su carta máxima. Así que no hay necesidad de una ley especial para un sector minoritario. Pues esto da píe a que todos los grupos minoritarios busquen beneficios especiales, pero qué casualidad que son los que atentan contra la decencia y los valores morales aceptados por siglos.

La clase política le sigue el juego a la comunidad LGBTII, y lo hace, no porque sea correcto, si no, más bien por cuestiones económicas. Pues hay una gran campaña a nivel mundial, financiada para homosexualizar al hombre, y atacar a la institución familiar.

No hay más ciego que, el que no quiere ver.