Carta de Carlos Dickens a su hijo.

La siguiente es la carta que Carlos Dickens le dedicara al más joven de sus hijos cuando éste salió del hogar paterno para ganarse la vida por el mundo.

“Te escribo esta carta porque me preocupa tu partida, y quiero que lleves unas palabras mías de despedida para que las medites con calma. Te quiero entrañablemente y siento separarme de ti. Pero casi la mitad de nuestra vida consiste en separaciones, y a esta pena tenemos que resignarnos. Tengo el consuelo y la sincera convicción de que vas a entrar en una ocupación para la que tienes las mejores apitudes. Lo que te ha faltado hasta ahora a sido un proposito firme y decidido. Te exhorto a que perseveres en la determinación de hacer cfuanto tengas que hacer del mejor modo que puedas”.

“No procures jamás obtener ventaja sobre otro, y nuca seas duro y exijente con los que dependan de ti. Procura tratar a los demás como quieras ser tratado por ellos, y no te descorazones si alguna vez no lo hacen.Vale más que sean ellos, y no tú, los que falten al más grande de  los mandamientos de la ley de Dios. Entre los libros que te llevas  he puesto los evangelios, porque es el mejor libro, y porque te enseñará las mejores lecciones que pueden guiar al que quiere ser íntegro y cumplir fielmente con sus deberes. Cuando tus hermanos se han marchado, les he escrito a cada uno lo mismo que a ti, y a todos les he aconsejado que se guíen por ese libro. Te encarezco la verdad y la belleza de la religion cristiana, tal como el mismo Cristo nos la enseñó, y la imposibilidad de que vayas por mal camino si con humildad y cordialmente sigues sus doctrinas. No pierdas nunca la buena costumbre de decir tus oraciones. Confío que siempre podrás decir en el cursode tu vida, que has tenido un padre cariñoso. No podras corresponder de mejopr modo a su cariño, ni hacerlo más feliz que cumpliendo con tus deberes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *